La piel de manzana ayuda a quemar calorías

Científicos de la Universidad de Iowa, en Estados Unidos, han que el ácido ursólico, un compuesto que se encuentra en grandes cantidades en la cáscara de manzana, ayuda a quemar calorías y reducir el riesgo de obesidad.
Durante el estudio, quienes recibieron este suplemento, que habían sido alimentados con una dieta alta en grasas, mostraron menos obesidad, menos signos de prediabetes y menos enfermedad hepática que los que no tomaron el compuesto.
El ácido ursólico es una sustancia cerosa que se forma naturalmente en muchas plantas, como el arándano, la lavanda, el orégano, las ciruelas, la menta y la albahaca. Pero, sobre todo, han observado que es particularmente abundante en la cáscara de manzana.
En una investigación previa se demostró que el ácido ursólico logró promover el crecimiento muscular y proteger su desgaste, a lo que ahora hay que sumar un aumento de los niveles del tejido adiposo, al que se conoce como la grasa marrón.
Tal como señalan los investigadores, en declaraciones a la BBC recogidas por Europa Press, los mayores niveles de masa muscular y de grasa marrón son factores conocidos por sus propiedades para quemar calorías y, a diferencia de la perjudicial grasa blanca que se forma en el abdomen, es un tejido beneficioso porque está destinado a convertirse en energía en el organismo.
Los investigadores estudiaron a sujetos alimentados con una dieta alta en grasas durante varias semanas y, posteriormente, se les dio un suplemento de ácido ursólico a la mitad de éstos.
Al final del estudio se observó que, a pesar de que quienes recibieron el suplemento habían comido más que los otros, aquéllos aumentaron menos peso corporal y sus niveles de glucosa en la sangre permanecieron normales.
MENOS OBESIDAD, PREDIABETES E HÍGADO GRASO
Asimismo, se observó “una vez más” como el ácido ursólico incrementó el músculo esquelético. “Pero lo más interesante fue que redujo la obesidad, la prediabetes y la enfermedad del hígado graso”, ha añadido.
“Junto con la mayor masa muscular, la grasa marrón se convierte en un fantástico quemador de calorías”, por lo que “su incremento también puede proteger contra la obesidad”.
Hasta hace poco se pensaba que sólo los recién nacidos tenían grasa marrón y que ésta desaparecía durante la infancia, pero estudios recientes han mostrado que los adultos también retienen pequeñas cantidades de este tejido, principalmente en el cuello y entre los omoplatos, y que éste parece proteger contra altos niveles de glucosa y grasa en la sangre.
Por eso, desde hace tiempo se están buscando formas de poder incrementar la grasa marrón en humanos y el ácido ursólico, dicen los científicos, podría ser una de ellas.