CULPABLE POR LAS GRANDES COMILONAS NAVIDEÑAS?

La imperfección de nosotros como seres humanos, nos arrastra en la mayoría de los casos, a ceder ante las múltiples tentaciones y tradiciones cada fin de año.

El problema no debería de ser el excedernos en comer en fechas tan esperadas y familiares, en donde sobre abunda el placer por comidas ricas en condimento, grasa, aderezos y azucares.

El sentimiento de culpa nunca es bueno cuando este se excede. Quizás lo más relevante es el continuar con una omisión, indiferencia o falta de aprecio, por nuestra salud corporal.

Muchos de nosotros con nuestros seres queridos hablamos de metas personales. Que bueno, porque esas proyecciones y sueños, alimentan nuestra esperanza y razón de vivir. Pero la búsqueda de una mejoría material o intelectual, jamás debe de prescindir de lo espiritual y bienestar físico.

Cuando nuestro cuerpo y alma reciben la atención debida y responsable, todo lo demás viene como la ola a la orilla de la mar.

Muchos de nosotros de navidad en navidad, nos volvemos más vulnerables a las enfermedades y cuando hemos venido a través de los años, con estilos de vida sedentarios y apáticos por el ejercicio, le hacemos más fáciles los caminos a las dolencias.

Mi fin y mi mayor deseo al haber creado este visitado BLOG, es compartir, enseñar, capacitar, motivar y formar conciencia de que cada salvadoreño, y hermanos de otros países, involucren nuevas formas de calidad de vida, a través de ejercicio y una alimentación sana.

No se preocupe por lo que comió este fin de año. Aflíjase si en su haber no ha dispuesto el cambiar esa actitud indiferente, de tomar mas en cuenta a Dios y una actividad física diaria.

Mi eslogan para este 2011 es: mis logros, éxitos y beneplácitos, podre lograrlos si tomo las decisiones acertadas y correctas, establecidas en la Biblia y en la Ciencia. Ellas nos recomiendan hacer cambios efectivos en nuestra forma de vivir.

Yo esperaría que por lo menos usted lo meditara, y por mucho que yo le desee buenos augurios para este año, será más su responsabilidad por obtenerlos. Seguiremos juntos en la búsqueda de ejecutar acciones en bien de nosotros mismos. Saludos.